Etiquetado: Agustín Iglesias Caunedo

Oviedo dice “NO” a la manipulación del concurso de ideas de la antigua Y

Imagina un Bulevar invita a la nueva Corporación a sumarse al proceso auténticamente participativo

La bajísima participación en la consulta pública organizada por el Ayuntamiento de Oviedo sobre las ideas presentadas al concurso para la renovación de los accesos por la antigua Y constituye un rechazo rotundo de la ciudadanía ovetense a las manipulaciones del proceso llevadas a cabo por el actual Alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, y su Equipo de Gobierno, y una respaldo de las tesis de Imagina un Bulevar, que había solicitado públicamente la abstención activa como respuesta a esta pantomima electoralista.

Menos de mil personas tomaron parte en un simulacro de consulta popular amañada, teledirigida y de resultados absolutamente previsibles, como ha venido denunciando desde su inicio nuestra iniciativa. Unas bases del concurso de ideas que no respetaban los consensos ciudadanos básicos (reducción del volumen de tráfico, conversión de la infraestructura obsoleta en una vía urbana similar a las del resto de la ciudad, exclusión de losas, pasarelas, pantallas antirruido y otras barreras urbanísticas); un jurado elegido unilateralmente en función de los intereses del Gobierno municipal, en el que el Colegio de Arquitectos de Asturias declinó participar; y un periodo de información pública restringido y carente de un verdadero debate abierto han restado cualquier tipo de credibilidad a la propuesta oficialista, lo cual ha determinado la abstención y el rechazo de los ciudadanos y ciudadanas de Oviedo.

En contra de lo afirmado por el Equipo de Gobierno, el hecho de no alcanzarse el nivel mínimo de participación establecido en el Pliego de bases del concurso (5.000 personas) no lleva consigo que su resultado no sea vinculante para el Ayuntamiento, sino únicamente que el premio se concederá al equipo al que el Jurado haya otorgado la puntuación más alta. Desde el principio el Ayuntamiento tuvo mucho cuidado de que el resultado del concurso no contradijera su opción, la del soterramiento, y así lo dejó establecido en la cláusula 2 del Pliego: “Aunque ni el Concurso de Ideas, ni el Premio a una idea tienen por finalidad establecer un proyecto de obras, el Ayuntamiento se reserva el derecho a utilizar total o parcialmente las ideas presentadas al concurso y al premio como base y referencia de futuras actuaciones”.

En suma, el resultado es una constatación del absoluto fracaso de esta operación propagandística de Caunedo y su Equipo, anunciado repetidamente por Imagina un Bulevar, y una idea que ha costado 120.000 euros al erario público, es decir, a todos los vecinos y vecinas de Oviedo, y que va directamente al cajón de los proyectos comprometidos en campaña electoral. Imagina un Bulevar invita a la nueva corporación municipal resultante de las próximas elecciones a sumarse al verdadero proceso participativo que ya está en marcha y que desde hace dos años y medio viene sumando más y más apoyos entre personas, colectivos y asociaciones, no sólo del entorno de la antigua autopista, sino de toda la ciudad. Porque convertir esa infraestructura anacrónica en una avenida es algo más que eliminar una barrera urbanística: significa un nuevo modelo urbano beneficioso para todo Oviedo.

Con más ilusión que nunca, ¡nos vemos en el Bulevar!

P1030129-r

Anuncios

Ventanielles y Guillén Lafuerza, exluidos del proyecto municipal de la Y

El Ayuntamiento de Oviedo excluye los barrios de Ventanielles y Guillén Lafuerza de la información pública del concurso de la Y

La iniciativa ciudadana Imagina un Bulevar denuncia públicamente la exclusión de los barrios de Ventanielles y Guillén Lafuerza del proceso de información sobre la ordenación de la entrada a Oviedo por la antigua autopista organizado por el Gobierno Municipal. Precisamente los dos barrios más afectados por el impacto ambiental y social de esta barrera urbanística, y los que han impulsado un proceso popular participativo para su regeneración urbana, han quedado marginados una vez más del proceso, al no preverse ninguna presentación pública en sus centros sociales de las ideas seleccionadas, y sí en los de otros barrios, e incluso en entidades privadas, como el Club de Tenis o el Centro Asturiano de Oviedo.

Esta discriminación inadmisible constituye una prueba más de la manipulación por parte del Equipo de Gobierno local de un proceso consultivo mediatizado, no vinculante y organizado exclusivamente para promover la candidatura del Sr. Iglesias Caunedo y del Partido Popular al Ayuntamiento de Oviedo, cuyo coste asciende a 120.000 euros procedentes del presupuesto municipal.

Concurso de ideas para el acceso por la antigua autopista: un fallo cantado

Continúa el fraude a la participación ciudadana a cargo del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo

El fallo del Jurado recientemente publicado confirma la manipulación por el Equipo de Gobierno municipal del concurso de ideas para el acceso a Oviedo por la antigua autopista A-66, denunciada pública y reiteradamente por la iniciativa ciudadana Imagina un Bulevar. Como era previsible, ha obtenido el primer premio la propuesta que coincide con el planteamiento previo impuesto unilateralmente por el Ayuntamiento: mantenimiento del actual volumen de tráfico, soterramiento de la vía cubierta mediante una losa, pasarelas y pantallas acústicas. Un planteamiento que beneficia únicamente a las empresas constructoras de esa disparatada infraestructura y contrario al consenso ciudadano alcanzado en los talleres colaborativos abiertos celebrados el pasado mes de septiembre, que apostaba por convertir la autopista en una avenida urbana con tráfico calmado como cualquier otra del resto de la ciudad, franqueable de manera natural por pasos de peatones a nivel, restituyendo la topografía original y evitando costosas obras de ingeniería propias de otras épocas, que ponen en peligro además la conservación de la iglesia de Santullano, Patrimonio de la Humanidad.

Tras las deliberaciones de un Jurado incompleto y unilateral -seguimos sin conocer los méritos que justifican la participación como vocales del presunto “experto en procesos de transformación urbana” Javier Conde Londoño y el “representante de los movimientos sociales implicados” Ángel Sampedro Rodríguez-, Caunedo y su equipo abren ahora un “amplio proceso de divulgación” restringido a la página web municipal, obviando así el auténtico debate ciudadano. La votación, cuyo final se anuncia para el 6 de mayo, con una semana de retraso respecto a lo prometido, y dos días antes del comienzo de la campaña electoral, se convierte en un mero trámite inútil, puesto que el Gobierno Municipal ha dejado claro en las bases de la convocatoria que la opción elegida no será en ningún caso vinculante para el Ayuntamiento.

Imagina un Bulevar rechaza el resultado de este concurso adulterado y exige al Alcalde de Oviedo la suspensión de esta pantomima de consulta pública, organizada exclusivamente para la promoción de su candidatura y la de su partido, que nos está costando 120.000 euros a los vecinos y vecinas de Oviedo, y emplaza al nuevo Gobierno Municipal surgido tras las próximas elecciones a continuar el proceso participativo interrumpido el pasado septiembre, en el que toda la ciudadanía tenga la oportunidad de decidir directamente y sin manipulaciones sobre la operación urbanística más urgente y profunda que la ciudad afronta en el futuro próximo. Mientras tanto, seguiremos trabajando como hemos venido haciendo hasta ahora, sumando apoyos, abiertos a la colaboración de cualquier persona u organización, con autonomía e independencia de cualquier partido político, para abrir espacios de participación real en la construcción de los entornos urbanos en los que se desarrollan nuestras vidas.

El concurso de ideas de la Y, un fracaso anunciado

Un jurado incompleto y parcial y una participación mínima, en un certamen organizado para promover la candidatura del Alcalde de Oviedo

La escasa participación en el concurso de ideas para la reordenación de los accesos por la antigua Y (sólo 14 propuestas presentadas, cuando lo esperable en convocatorias de este tipo serían varias decenas) demuestra el mínimo interés que ha suscitado entre los profesionales este certamen, diseñado en exclusiva como instrumento de propaganda electoral del Alcalde de Oviedo, máxime después de que el Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias haya declinado la invitación del Equipo de Gobierno a participar en el Jurado, entre otras razones, por su falta de credibilidad al no exigirse titulación profesional para participar y no admitir el Ayuntamiento sus resultados como vinculantes.

Esta renuncia -especialmente significativa por la notoriedad y autoridad en la materia del Colegio de Arquitectos-, sumada a la de Imagina un Bulevar, termina por desacreditar el Jurado del concurso, cuya autoridad e independencia quedan definitivamente comprometidas. De los siete miembros inicialmente previstos, la plaza del representante del colectivo de arquitectos quedará vacante; la destinada a Imagina un Bulevar será ocupada por Ángel Sampedro Rodríguez, un «representante de los movimientos sociales implicados» completamente desconocido para la gente de las asociaciones de vecinos de los barrios afectados; tres son técnicos municipales ocupando puestos de libre designación, y el último, Javier Conde Londoño, presunto «experto en procesos de transformación urbana», exhibe como méritos en su currículum haber desempeñado diversos cargos de confianza en el Ayuntamiento de Madrid, ninguno de ellos relacionado con el Urbanismo.

En definitiva, un Jurado compuesto a la medida de las intenciones del Equipo de Gobierno municipal, carente de la imparcialidad y capacidad técnica exigibles en un concurso de ideas solvente y que ofrezca unas mínimas garantías de seriedad, tanto a los concursantes como a los vecinos y vecinas de Oviedo, que están viendo cómo 120.000 euros de sus impuestos se despilfarran en esta parodia de proceso participativo, convertido en puro y simple reclamo electoralista al servicio exclusivo de las aspiraciones políticas del Sr. Iglesias Caunedo.

El Ayuntamiento de Oviedo utiliza el concurso de ideas para legitimar su proyecto de soterramiento de la autopista

El 1 de noviembre del año pasado, el periódico La Nueva España daba cuenta del contenido de un estudio sobre el destino de los terrenos de la Fábrica de La Vega de Oviedo, encargado por el Ayuntamiento al autor del Plan General de Ordenación, el arquitecto madrileño Rafael Peñuelas. Tres meses y medio más tarde, el 13 de febrero, es el diario El Comercio el que informa acerca del mismo documento y sus propuestas: soterrar el tráfico en el tramo del acceso a Oviedo por la antigua Y en el entorno de Santullano, ampliar la rotonda de la Cruz Roja, y excavar un túnel para canalizar el tráfico de salida hacia Gijón y Avilés desde General Elorza. En definitiva, obras de ingeniería dura para incrementar la fluidez, y en consecuencia, aumentar aún más la intensidad del tráfico que soportan los barrios, con un coste económico y ambiental disparatado, y que beneficiarían únicamente a las empresas encargadas de su ejecución.

Continuando con su política de opacidad y secretismo, el Equipo de Gobierno municipal, en vez de anunciar pública y abiertamente sus planes para los terrenos de La Vega, utiliza a los medios de comunicación locales para lanzar globos-sonda apoyados en estudios afines a sus propósitos, y hurtar así el debate ciudadano. Unas filtraciones interesadas que confirman además las denuncias reiteradas de Imagina un Bulevar: el Gobierno municipal del PP apostaba desde el principio por el mantenimiento del tráfico en el tramo urbano de la antigua autopista y su soterramiento, y ha pretendido manipular el proceso participativo impulsado por nuestra iniciativa simplemente para legitimar sus planes. La renuncia a los apriorismos y la apertura a cualquier solución de las que presumía el Alcalde de Oviedo eran, como sospechábamos, promesas vanas. El único fin del pomposamente denominado concurso internacional de ideas, degradado al nivel de un certamen escolar de dibujo, es justificar una decisión ya tomada. Y si a pesar de controlar la composición del jurado y los criterios de valoración, resultara ganadora una propuesta contraria a las tesis del Equipo de Gobierno, no hay motivo de alarma: según las bases del concurso, «el Ayuntamiento se reserva el derecho a utilizar total o parcialmente las ideas presentadas al concurso y al premio como base y referencia de futuras actuaciones». En esta pantomima organizada exclusivamente en favor de la campaña electoral del Sr. Iglesias Caunedo y su partido se dilapidarán 120.000 euros del erario público municipal.

Nuestra iniciativa continuará denunciando las maniobras del Alcalde de Oviedo y su Gobierno y defendiendo para la entrada a Oviedo por la antigua autopista una solución razonable técnica y económicamente, ambientalmente sostenible y socialmente integradora, resultado de un auténtico proceso de participación ciudadana; en suma, el nuevo modelo de ciudad que simboliza Imagina un Bulevar.

Caunedo pretende dilapidar 120.000 € del presupuesto municipal en un concurso de ideas manipulado con fines electoralistas

Imagina un Bulevar denuncia la apropiación indebida de su nombre por parte del Equipo de Gobierno para justificar una pantomima de proceso consultivo

La publicación ayer de la convocatoria del concurso de ideas para los accesos a Oviedo por la antigua Y constituye un paso más en la instrumentalización por parte del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de una iniciativa popular y su conversión en mera propaganda electoral, como viene denunciando desde finales del año pasado Imagina un Bulevar. La bases del concurso así lo demuestran:

  • La propuesta elegida en este simulacro de consulta ciudadana no será vinculante para el Ayuntamiento de Oviedo. Éste es el concepto de participación del Equipo de Gobierno municipal: “presentadnos vuestras ideas, pero la decisión última nos la reservamos para nosotros”.
    El Ayuntamiento se reserva el derecho a designar a cinco de los siete miembros del Jurado; lo cual deja amplio margen al Equipo de gobierno para controlar el resultado.
  • Los criterios de valoración de las ideas están indeterminados, posibilitando así la selección de propuestas insostenibles, contrarias al interés general y que únicamente benefician a las empresas constructoras, como el soterramiento de la autopista. Se hace por tanto caso omiso al consenso ciudadano alcanzado a finales de septiembre a favor de una solución integradora de los barrios, impulsora de la movilidad alternativa y económicamente razonable.
  • No se establece un periodo mínimo de tiempo para que las ideas elegidas por el Jurado sean analizadas y debatidas por la ciudadanía; incluso el pliego presenta contradicciones en ese aspecto: en un lado se dice que ese periodo será no inferior a un mes, y en otro que su duración no superará los 30 días. El retraso en la convocatoria hace imposible que se cumpla el compromiso del Alcalde de que el proceso termine a finales de abril, a no ser que se desarrolle deprisa y corriendo y que el Ayuntamiento incumpla sus propias bases.
  • No se exige a los participantes una cualificación técnica mínima, lo cual devalúa la convocatoria y la reduce a un certamen de dibujo escolar. Cualquier persona tiene derecho a participar en el proceso aportando sus ideas, pero no cualquiera puede trasladar esas ideas a un papel, darles forma y viabilidad, se precisa una mínima capacitación técnica.
  • Se establece un límite al coste de la obra de 18 millones de € arbitrariamente y sin justificación alguna.

Exigimos al Ayuntamiento de Oviedo que cese de utilizar indebidamente el nombre de Imagina un Bulevar y que anule la convocatoria del concurso de ideas. Continuaremos denunciando los emgaños de esta campaña publicitaria que pretende presentar al Alcalde de Oviedo como adalid de la participación, y que va a costar 120.000 € a la ciudadanía ovetense. Nuestra iniciativa seguirá trabajando aún con más determinación y empuje para divulgar entre los vecinos y vecinas de Oviedo un proyecto que es de todos, no de ningún partido político, desarrollarlo y sumar apoyos de personas y de colectivos en favor de la auténtica participación ciudadana.

Las trampas del concurso de Caunedo

Tras haber sido apeado del proceso participativo “Imagina un Bulevar”, el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Oviedo ha decidido lanzar un simulacro de proceso consultivo que en nada se corresponde con la verdadera participación ciudadana impulsada por nuestra Iniciativa. Esta maniobra de carácter claramente propagandístico se fundamenta en un Pliego de Bases para un concurso de ideas lleno de ambigüedades y líneas rojas:

  • En el primer artículo del Pliego se dice que «la solución a adoptar desde el viaducto de Ángel Cañedo hasta la Plaza de la Cruz Roja se encuentra condicionada en el momento actual, al no poderse contemplar en la actualidad los posibles destinos de la Fábrica de La Vega. Las soluciones que se ofrezcan en dicho tramo final, se considerarán a modo de propuesta de solución». Es decir, que si las propuestas no serán vinculantes para el Ayuntamiento de Oviedo porque «podrán ser utilizadas parcial o totalmente como base o referencia a futuras iniciativas urbanísticas en esta zona», entre Ángel Cañedo y Cruz Roja no llegarán ni siquiera a tener esa -de por sí mermada- consideración.
  • No se establece un plazo mínimo de tiempo para que la gente pueda conocer las propuestas elegidas por el Jurado, sino solamente un plazo máximo de 30 días. A la vista de los retrasos acumulados, es de prever que ese periodo se reducirá al mínimo, imposibilitándose el amplio debate ciudadano que requiere un proyecto de esta envergadura.
  • Se deja la puerta abierta a premiar propuestas incompatibles con el concepto de regeneración urbana sostenible, que nuestra Iniciativa ha concretado y sintetizado en el término “bulevar” y que inspira desde el primer momento todo el proceso participativo:

-En el artículo 2 se afirma que «La solución propuesta puede plantear la creación de un bulevar en parte o en la totalidad de este tramo de la antigua autopista, pero sin descartar la posibilidad de que se complemente con otras soluciones técnicas de las planteadas en las jornadas participativas». En otras palabras, se admiten soluciones apuntadas en los Talleres Colaborativos pero que merecieron una valoración negativa, como las pantallas acústicas.

-Las propuestas se valorarán en función de su coherencia con las líneas rojas establecidas por el Ayuntamiento en los Talleres: no vincular el proceso al futuro de la fábrica de La Vega; no plantear propuestas fuera del límite municipal; tener en cuenta la protección de la UNESCO y mantener el actual flujo de tráfico. Las conclusiones y prioridades de consenso para cada una de las estrategias obtenidas de los Talleres se relegan pues a una posición secundaria.

  • «El Ayuntamiento se reserva el derecho a utilizar total o parcialmente las ideas presentadas al concurso y al premio como base y referencia de futuras actuaciones». Aquí se expresa negro sobre blanco el concepto de participación del Equipo de Gobierno municipal: “estamos abiertos a que nos presentéis vuestras ideas, muchas gracias, incluso le daremos un premio de 30.000 euros a la que os guste más, pero la decisión última nos la reservamos para nosotros”. En definitiva, el choque entre la democracia representativa y la Democracia Participativa.
  • Se ha eliminado la exigencia de una cualificación profesional técnica mínima (arquitectura o ingeniería) para participar en el concurso de ideas, de manera que «podrán tomar parte en el concurso personas naturales o jurídicas, españolas o extranjeras, que lo deseen (…) pues el interés del Ayuntamiento es facilitar la aportación de ideas desde todos los campos del conocimiento. Este disfraz de máxima apertura devalúa definitivamente el concurso, disuade la participación de equipos multidisciplinares (compuestos de profesionales de diversas áreas como la geografía, la sociología, el medio ambiente, etc.) y lo reduce a la categoría de certamen escolar. Cualquier persona puede participar en el proceso aportando sus ideas para la regeneración de los barrios, pero no cualquier persona puede trasladar esas ideas a un papel, darles forma y viabilidad. Se precisa una mínima capacitación técnica.
  • En el caso de que la participación en la votación se menor a 5.000 personas, la propuesta ganadora será la que mayor puntuación haya recibido por el Jurado. Se desprecia así sin justificación alguna la voluntad de un número importante de ciudadanos y ciudadanas (por ejemplo, 4.500), que podría haberse tenido en cuenta mediante una puntuación ponderada a añadir a la del Jurado.
  • Se establece un límite para el presupuesto de las obras de 18.180.000 €, sin justificación alguna.
En resumen: un pliego diseñado para restringir la auténtica participación ciudadana y dejar al Gobierno municipal manos libres para manipular el proceso según sus intereses electorales.