El concurso de ideas de la Y, un fracaso anunciado


Un jurado incompleto y parcial y una participación mínima, en un certamen organizado para promover la candidatura del Alcalde de Oviedo

La escasa participación en el concurso de ideas para la reordenación de los accesos por la antigua Y (sólo 14 propuestas presentadas, cuando lo esperable en convocatorias de este tipo serían varias decenas) demuestra el mínimo interés que ha suscitado entre los profesionales este certamen, diseñado en exclusiva como instrumento de propaganda electoral del Alcalde de Oviedo, máxime después de que el Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias haya declinado la invitación del Equipo de Gobierno a participar en el Jurado, entre otras razones, por su falta de credibilidad al no exigirse titulación profesional para participar y no admitir el Ayuntamiento sus resultados como vinculantes.

Esta renuncia -especialmente significativa por la notoriedad y autoridad en la materia del Colegio de Arquitectos-, sumada a la de Imagina un Bulevar, termina por desacreditar el Jurado del concurso, cuya autoridad e independencia quedan definitivamente comprometidas. De los siete miembros inicialmente previstos, la plaza del representante del colectivo de arquitectos quedará vacante; la destinada a Imagina un Bulevar será ocupada por Ángel Sampedro Rodríguez, un «representante de los movimientos sociales implicados» completamente desconocido para la gente de las asociaciones de vecinos de los barrios afectados; tres son técnicos municipales ocupando puestos de libre designación, y el último, Javier Conde Londoño, presunto «experto en procesos de transformación urbana», exhibe como méritos en su currículum haber desempeñado diversos cargos de confianza en el Ayuntamiento de Madrid, ninguno de ellos relacionado con el Urbanismo.

En definitiva, un Jurado compuesto a la medida de las intenciones del Equipo de Gobierno municipal, carente de la imparcialidad y capacidad técnica exigibles en un concurso de ideas solvente y que ofrezca unas mínimas garantías de seriedad, tanto a los concursantes como a los vecinos y vecinas de Oviedo, que están viendo cómo 120.000 euros de sus impuestos se despilfarran en esta parodia de proceso participativo, convertido en puro y simple reclamo electoralista al servicio exclusivo de las aspiraciones políticas del Sr. Iglesias Caunedo.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s